Por favor ingresa o regístrate. Viernes 16 de Noviembre de 2018, 11:11:15

Autor Tema: Mitos latinoamericanos  (Leído 600 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado Fleming

Mitos latinoamericanos
« en: Miércoles 21 de Marzo de 2018, 22:21:10 »
  Tarjetas para desbloquear



Diablos, brujas y mitos latinoamericanos (Temática y Género) 653 pts.

  • A medianoche me llevaré tu alma (1964)
  • El familiar (1972)
  • Nazareno Cruz y el lobo (1975)
  • La tía Alejandra (1979)
  • Pura Sangre (1982)
  • La Recta Provincia (2007)

Creador de la tarjeta: Emi
Usuarios que desbloquearon esta tarjeta:
Fecha de vencimiento del valor pleno: Inexistente
Valor del primer desbloqueo, del segundo y del tercero: 803 puntos / 753 puntos / 703 puntos



Desconectado Fleming

Re:Mitos latinoamericanos
« Respuesta #1 en: Miércoles 21 de Marzo de 2018, 22:22:01 »
Cita de @Emi:

Creo que esta tarjeta nace de dos pulsiones internas que han confluido en el mismo momento: primero, las ganas de proponer un cineasta enraizado en el cine fantástico para el duelo de directores, intención frustrada continuamente por la mala suerte en los sorteos y por la sensación de que era una elección que empujaría a varios participantes a huir como ratas del juego; y segundo porque el regreso del Mundial trajo consigo una vez más un ninguneo a las selecciones sudamericanas que tanto he predicado por aquí sin éxito. Por lo tanto he decidido que sea el juego de las tarjetas el nuevo escenario de mi prédica en vano, con una nueva tarjeta latinoamericana que tenga como novedad estar centrada en temas fantásticos, saciando así mi hambre doble de recomendar cosas que nadie quiere ver.

Lo del fantástico es más que mi simple capricho. Sabido es que, además de los principios del tercer cine de Solanas y Getino, hubo una influencia fundamental en los cinéfilos del Cineclub de Cali que le concedió al movimiento su especificidad en el amplio espectro del nuevo cine latinoamericano: el cine clase B estadounidense y la figura de Roger Corman. Así, Pura Sangre no es mi búsqueda aleatoria de un título de terror colombiano sino uno de los ejemplos más magníficos de la fascinación de esos cinéfilos por la mítica figura del Vampiro y de ese género que inventaron Luis Ospina junto a Carlos Mayolo, el “Gótico Tropical”.

Tampoco es azarosa la figura de José Mojica Marins que, además de ser un director de culto indiscutible, tiene una historia particular que lo enlaza a las dos principales fuerzas renovadoras del cine brasilero: su obra fundamental, A media noche me llevaré tu alma, fue celebrada por el mismísimo Glauber Rocha quien la consideró cercana a las búsquedas e inquietudes del Cinema Novo. Sin embargo, muchas veces se escapa que un colaborador constante de este particularísimo cineasta fue nada menos que Ozualdo Candeias (asistente de dirección en esta película), quien poco después fundaría con su ópera prima el “Cine Marginal”, la contracara del Cinema Novo. Dos movimientos de vanguardia en cierta forma enfrentados tuvieron intersección en una película serie B.

La presencia de Raoul Ruiz es obligada. Su obra La Recta Provincia busca las posibilidades revolucionarias de una cosmogonía marginada por la religión hegemónica pero de fuerte raigambre popular como la de Chiloé, obsesión central de otros cineastas que también se acercaron a lo fantástico. Un ejemplo puede ser el co-fundador de El Tercer Cine, Octavio Getino, que en El Familiar buscó fusionar los mitos milenarios andinos con las fuerzas populares rebeladas en las plantaciones azucareras tucumanas. El más grande cineasta argentino, Leonardo Favio, es un caso específico de este tipo de búsquedas: en su fábula Nazareno Cruz y el Lobo es la misma base del mito judeo-cristiano lo que muta en revolucionario por intermedio de la apropiación trasformadora que hace el pueblo de ellos. Las tres obras se pueden ver y pensar en consonancia, más allá que las dos argentinas palidezcan ante el genio de Ruiz y ante la riqueza superior de su miniserie.

Los mexicanos son siempre un caso aparte pero no podían dejar de estar por las miles de interpretaciones que tuvo en el cine un personaje pilar de todas sus tradiciones terroríficas: la bruja. Muy tentado estuve a poner Veneno para las Hadas, la mejor película de Carlos Enrique Taboada y la mejor revisión de ese mito que hizo el cine mexicano. También andaba por ahí el clásico melodrama Doña Bárbara, que demostraba bien esa política necesidad del mito de convertir a las mujeres fuertes y decididas en hechiceras. Sin embargo me voy a decantar por una que no he visto y que no se aleja tanto del género en cuestión (aun cuando sea la más industrial de todas las integrantes de la tarjeta), que puede ser interesante por sus (dicen) reminiscencias buñuelianas y por su atractiva estética gótica: La Tía Alejandra de Arturo Ripstein.

Que disfruten esta sesión de seres sobrenaturales latinos.

Desconectado El Nota

Re:Mitos latinoamericanos
« Respuesta #2 en: Miércoles 21 de Marzo de 2018, 22:24:20 »
¡Grande Emi! Pues sólo me faltan dos por finalizar esta tarjeta...la tengo tan a tiro que sería estúpido no aprovecharlo :sisi