Por favor ingresa o regístrate. Martes 21 de Mayo de 2019, 10:06:26

Autor Tema: El cine clásico de terror y algunas películas que marcaron un antes y un después  (Leído 2907 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado Dragondave

Re:El cine clásico de terror y algunas películas que marcaron un antes y un después
« Respuesta #15 en: Viernes 02 de Septiembre de 2016, 10:33:14 »
He hecho una lista en FA con las pelis de Rath, para tenerlas más a mano.
Comparto link por si a alguien más le interesa tenerlas a simple vista juntas  :beer
http://www.filmaffinity.com/es/userlist.php?user_id=908337&list_id=1100


“Prefiero idealizar la realidad, sino, ¿para qué ir al cine?” - Jacques Demy

Desconectado Abuelo Rath

Re:El cine clásico de terror y algunas películas que marcaron un antes y un después
« Respuesta #16 en: Viernes 02 de Septiembre de 2016, 10:54:46 »
He hecho una lista en FA con las pelis de Rath, para tenerlas más a mano.
Comparto link por si a alguien más le interesa tenerlas a simple vista juntas  :beer
http://www.filmaffinity.com/es/userlist.php?user_id=908337&list_id=1100

   Jajaja El caso es que hice esa misma lista en FA para ordenarla y facilitarme pasar aquí los títulos, pero la borre al momento, tal como hice no hace mucho con las 3-4 listas de películas favoritas que tenía en FA. De haberlo sabido, te ahorro el trabajo  :lol  Te agradezco la deferencia querido Moncho :beer

Desconectado Nureyev

Re:El cine clásico de terror y algunas películas que marcaron un antes y un después
« Respuesta #17 en: Jueves 23 de Agosto de 2018, 08:56:52 »
Como había prometido por ahí, dejo un par de líneas sobre algunos horrores clásicos.

Dracula (Tod Browning, 1931)

The undead.
Es cierto que no es la mejor de las producciones sobre el célebre aristócrata de los Cárpatos, pero tiene a Bela Lugosi que pronuncia en húngaro palabras del inglés y mira con ojos provenientes de la mismísima ultratumba, impagable.
 Lugosi tiene la maligna elegancia justa para el vampiro de clase alta, figura que ejerce especial fascinación sexual sobre mujer de cualquier grupo o factor.
Hay defectos en la continuidad y la composición de varias escenas parece torpe, pero lo importante no es la búsqueda de una historia con una coherencia de hierro sino la creación de efectos sugestivos mediante una atmósfera de misterio en escenarios góticos, atestados de mugre y decadencia.
Con todo, hay dos momentos notables que como aquella escena en un palco de teatro en que el conde pronuncia dos frases fundamentales para comprender la naturaleza del vampiro como monstruo, y que serían material invalorable para todo filósofo de café o starbuck que se precie.
“Morir. Estar realmente muerto. Eso debe ser glorioso”
“Hay peores cosas que la muerte esperando al hombre”
Su monstruosidad reside en existir sin vivir, habitar el mundo como un muerto a quien el descanso le está vedado. La sangre humana es el combustible que brinda el acceso al remedo de vida que es la existencia, la peor de las drogas, roca de Sísifo y pendiente a la vez.
Valiosa como piedra fundacional del mito vampírico en el cine; en ella ya están todas las vertientes que luego productores y cineastas del universo todo explorarán con avidez y relamiéndose los colmillos.


Mark of the Vampire (Tod Browning, 1935)

Spoiler
[close]
.
Es interesante que el vampiro es un ser que no habla. La eficacia de la interpretación de Lugosi se asienta sobre su trabajo gestual y en su prestancia fisonómica como símil draculiano. Es un vampiro más atado a las pulsiones animales que atrae a sus víctimas mediante una fascinación mental, hipnótica. Impone su voluntad mabusianamente.
Lo mejor está en la imaginería visual con que se recrean los exteriores. La escena en que la vampiresa recorre un extenso campo abierto nocturno, cubierto de brumas en las que se esconden las más temidas acechanzas,  que une un cementerio con la verja de una gran mansión, acompañada ocasionalmente por el vuelo discreto de un murciélago a cuerda, es genal.


Island of Lost Souls (Erle C. Kenton, 1932, Paramount)

Esta película aparece en la lista del gran @Abuelo Rath .
Se trata de una adaptación de la archifamosa novela de H. G. Wells "La isla del Doctor Moreau". Es muy conocido el argumento: científico loco juega a ser dios en una isla perdida del Pacífico, lejos del alcance de las prohibiciones jurídicas y morales. Su trabajo consiste en operar la transformación de animales hacia un estado de ser humano.
Leo que se vió beneficiada porque el llamado Código Hays, aunque ya promulgado en 1930, aún no se había puesto en práctica con todas las facultades, lo que sucedería en 1934, después de que el organismo principal de censura finalmente recibiera la autorización final de edición de los estudios. Cierto es que la película contiene elementos explícitos de erotismo y sugerencias bien degeneradas respecto de la naturaleza humana, jugados y dispuestos de manera muy inteligente. Tanto como estas connotaciones, también tiene aspectos formales para destacar. Un ejemplo es el trabajo del director de fotografía Karl Struss quien sabe marcar los distintos tonos requeridos para realizar los contrates de humor y de sensaciones. Así, comienza con una luz brillante en los paisajes abiertos y cuando la acción se concentra en la isla y en los interiores de la jungla dispone de contrastes marcados entre las sombras y focos potentes que alumbran ocasionalmente la Casa del Dolor.

La imaginería relativa a la figura de demiurgo de Moreau, modelador de vida, legislador de un mundo, es tan rica que se presta a numerosas interpretaciones metafóricas, apenas se me ocurren algunas notas sueltas:
Metáfora – hombre deificado a través de la ciencia – horrores de la creación técnica sin control de una ética.
Hombre- ser esclavizado por instancias superiores- autoconciencia de su realidad material- condición necesaria para la sublevación frente a su destino- furia dirigida hacia el creador.
Certeza de que la obediencia a la autoridad reside más en la creencia, en una dimensión simbólica que en la amenaza material de la represión física.

Tiene muy buenos momentos de creación cinematográfica y que consiguen causar la impresión emotiva que siempre busca el género.
Por ejemplo, la escena repetida de Laughton, quien desde su Sinaí degrado y macabro declama y exige obediencia a su ley divina
Laughton tiene momentos de genialidad (el enorme actor que tenía su método antes del Método, Orson Welles dixit) aunque también pasajes en que pareciera que se le va la mano con la composición jovial y despreocupada de Moreau, pero en conjunto le da vida a un científico fuera de toda moral y con consciencia de perseguir metas cercanas a la vocación de un dios. El par que su personaje conforma con Lugosi (El que recita el texto de la ley)es extraordinario. Uno y otro se remiten como la eslabones de una cadena que sostiene el frágil orden de la comunidad de bestias humanizadas. Lugosi funciona como reverberación hacia el interior de la tribu de sub-hombres de la ley que vocifera Moreau, siempre acompañada del restallar del látigo. El orden perdura hasta que Lugosi interiorice que la ley no es absoluta y que el hombre que los azota desde una colina y que los vivisecciona a placer no es un dios y que también está hecho de carne.


Isle of the Dead (Mark Robson, 1945)

En pleno desarrollo de las guerras balcánica de principio del siglo XX, un general griego, un cronista de guerra y un grupo de algunas personas más se ve obligado a quedar recluido en cuarentena en una isla debido a una epidemia de tifus, causada por la descomposición de os cadáveres que deja la contienda.
En el grupo hay una mujer que acusa a una joven de ser causante del mal pues, en verdad, en ella se refugiaría la encarnación de un espíritu maligno (vovolka) que vive al ir consumiendo poco a poco la energía vital de su ama.
Una película de Val Lewton más que de ningún otro técnico o realizador involucrado en ella. Salta a la vista luego de ver sus producciones dirigidas por Tourneur.
Lo que comienza siendo un duelo entre la razón y la confianza en la ciencia, corporizados por el general griego Pherides (B. Karloff) y la creencia mágica e irracional de la enfermera nativa, acaba convirtiéndose en un triunfo de la creencia.
La superstición, poco a poco engulle el sentido racional de los habitantes, recluidos contra su voluntad, vulnerables a la peste.
Si bien no tiene el elevado tono poético de I Walked with A Zombie, recupera mucho de su vocación climática y lírica, especialmente en los pasajes en que la puesta en escena en exteriores estimula la imaginación alrededor del mito. Los mejores momentos de la película, esos que atizan el escalofrío y sumergen la imaginación del espectador en el misterio, suceden cuando la imagen y el sonido, la luz y los ruidos emitidos fuera de campo, amasan pausadamente una atmósfera de ensueño fantástico en el que se impone la leyenda y el mito como realidad. Hay que ver la escena del ataúd en una cripta, rascado desde dentro y la cámara que se acerca mediante cortes que amplían la visión de una gota ominosa repercurtiendo sobre la madera, mientras afuera la noche y la luna componen una luz fantasmal que apenas consigue asomarse.
Es interesante la vulnerabilidad profunda del personaje que interpreta Karloff. Su batalla contra la muerte, contiene el temor velado a que nada de lo que se haga finalmente guarde un  sentido inconmovible frente al destino inevitable de perecer.
"A parte isso, tenho em mim todos os sonhos do mundo"


       

Desconectado Emi

Re:El cine clásico de terror y algunas películas que marcaron un antes y un después
« Respuesta #18 en: Jueves 23 de Agosto de 2018, 15:11:09 »
Mark of the Vampire es excelente. Recuerdo haberme decepcionado en un primer acercamiento a ella más que nada por sobre dimensionar lo que quería hacer Browning y le censuraron (que olía a masterpieza de la buena, como casi todo lo que este buen hombre pudo hacer y no le permitieron). Pero lo cierto es que lo que está en el metraje alcanza como una inteligente relectura de su propio aporte al mito vampírico (más teniendo en cuenta que es un remake de una de sus películas mudas perdidas, que era mas o menos lo mismo sin el giro final)

Desconectado Abuelo Rath

Re:El cine clásico de terror y algunas películas que marcaron un antes y un después
« Respuesta #19 en: Viernes 24 de Agosto de 2018, 13:25:19 »
Island of Lost Souls (Erle C. Kenton, 1932, Paramount)
Esta película aparece en la lista del gran @Abuelo Rath .

(Me doy por aludido solo por mi cita pero te agradezco el calificativo: se nota que eres amigo  :ains)

La película que mencionas "La isla de las almas perdidas" (1932) es cierto que me gustó bastante cuando la vi. Esa atmósfera de pesadilla... todo en ella resulta claustrofóbico, agobiante, y te llega a hacer sudar como a alguno de sus personajes. Sin duda es la que prefiero de las que escoges, pero al final no entrará, (¡como tantas otras...!  :tears) en mi selección. En una lista con mayor número de títulos hubiera caído seguro.

Agradezco tu habitual esfuerzo en reseñar títulos, siempre interesantes y muchas veces poco conocidos  :sisi

Desconectado Nureyev

Re:El cine clásico de terror y algunas películas que marcaron un antes y un después
« Respuesta #20 en: Viernes 24 de Agosto de 2018, 17:50:46 »

La película que mencionas "La isla de las almas perdidas" (1932) es cierto que me gustó bastante cuando la vi. Esa atmósfera de pesadilla... todo en ella resulta claustrofóbico, agobiante, y te llega a hacer sudar como a alguno de sus personajes. Sin duda es la que prefiero de las que escoges, pero al final no entrará, (¡como tantas otras...!  :tears) en mi selección. En una lista con mayor número de títulos hubiera caído seguro.

Agradezco tu habitual esfuerzo en reseñar títulos, siempre interesantes y muchas veces poco conocidos  :sisi

La verdad es que se echaban de menos tus aportes tan personales  :beer
"A parte isso, tenho em mim todos os sonhos do mundo"